Cuando un bebé recién nacido llega a casa (parte 1)

Después de pasar los nueve meses que dura el embarazo, controlar los nervios cuando se acerca el momento del parto y superar el día en el que el bebé al fin nace, llega la aventura de volver a casa y empezar una nueva vida llena de cuidados, mimos y buenos momentos, pero también aparecen los nervios, las preguntas y la incertidumbre, por eso hoy queremos presentaros la primera parte de un pequeño manual para padres primerizos desde nuestro blog para todos aquellos futuros papás y mamás que necesitan un poco de ayuda durante los primeros pasos de la paternidad.

bebe-recien-nacido

Del hospital a casa: las primeras sensaciones

Aunque has estado esperando este momento mucho tiempo y sabías que el día llegaría, es normal si no te adaptas a este gran cambio desde el principio, muchos padres y madres necesitan días o hasta meses para establecer una nueva rutina. Es mejor si desde el principio tienes una actitud flexible y no esperas siempre que las cosas salgan como deberían salir, ya que además el hecho de ser padre es un torbellino de sentimientos que a veces puede desestabilizarte. En Estados Unidos cerca del 80% de las madres primerizas sienten un bajón después del parto durante la primera y segunda semana debido a los notables cambios de las hormonas, pero no hay de qué preocuparse porque es algo normal que se va tras las dos primeras semanas.

ombligo-recien-nacido

Consejos básicos para padres primerizos

A continuación os vamos a dar una serie de pautas para estar más seguros durante la primera etapa de la crianza del bebé y poder disfrutarla con más paz y tranquilidad a pesar de los nervios y las dudas:

  • Aprovecha los momentos en los que el bebé duerme para dedicarte tiempo a ti mismo/a, ya que este cambio de rutina puede hacer que no encuentres el momento para hacer las cosas de casa o tus cosas personales, y esto puede llegar a ser frustrante.
  • Una de las cosas a la que los padres primerizos temen es la cura del ombligo del bebé, pero si se siguen las orientaciones que nos da el médico no tiene por qué haber ningún problema. Normalmente dura aproximadamente 6 u 8 días y no se debe bañar al bebé durante este tiempo, pero si secamos a conciencia el ombligo con gasas esterilizadas después de bañarlo no pasa nada.
  • Acuéstalo siempre boca arriba o de lado, cambiándole periódicamente la postura para que el cráneo, que aún está blandito, no se deforme. Durante los primeros meses está bien que duerma en vuestra habitación para escuchar si llora o no.
  • Acepta toda la ayuda que te ofrezcan, tanto para cuidar al bebé como para hacer otros recados que tú no puedes hacer por falta de tiempo. Es importante vivir esta etapa tan bonita de la mejor manera posible, y si tus amigos o familiares te ayudan los primeros días para no vivir estresado es mucho mejor.
  • Crea un vínculo materno con tu bebé, la comunicación entre vosotros es importante y se consigue mediante el contacto con la piel, los abrazos y las caricias.

bebe-durmiendo

Y hasta aquí la primera parte de nuestros consejos para padres primerizos. Si os ha gustado no os podéis perder el resto de partes con más información y consejos.

Un comentario en “Cuando un bebé recién nacido llega a casa (parte 1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *