Ayudemos a nuestros pequeños para que tengan grandes defensas

El sistema inmunológico es la defensa natural de nuestro organismo que combate las infecciones protegiéndolo de diversas enfermedades producidas por virus y bacterias.

Durante la etapa de crecimiento de nuestros hijos es posible que pasen por distintas situaciones en las que esté implicada su salud, esto como consecuencia de algunas afecciones tales como la secreción nasal, tos, faringitis, bronquitis, fiebre y gripa.

Como padres tenemos la misión de siempre cuidar y mantener altas las defensas de nuestros pequeños para que cada vez sean más fuertes, reforzando el funcionamiento de su sistema inmunológico de manera natural.

Una alimentación adecuada es fundamental para que nuestros pequeños adquieran buenas defensas, debido a que los nutrientes obtenidos de los distintos alimentos consumidos en la dieta son fundamentales para ayudar a fortalecer el sistema inmunológico.

Conoce aquí algunos alimentos que ayudarán en este proceso:

  • Los alimentos que contienen ácidos grasos, omega 3 y 6 tienen un carácter antiinflamatorio, lo que ayuda a mejorar la respuesta inmune frente a enfermedades, algunas fuentes de estos son el pescado azul, el aceite de oliva y los frutos secos.
  • La mayoría de las frutas y verduras, pero especialmente el brócoli, la calabaza, el tomate, los cítricos y el aguacate, poseen un elevado contenido de vitaminas A, C, D y E que mantienen el sistema inmunológico sano, gracias a su carácter antioxidante.
  • Las proteínas, presentes en carne, pescado, huevos, lácteos y legumbres, permiten la formación de inmunoglobulinas y linfocitos, esenciales para la defensa frente a enfermedades.
  • Los mariscos (gambas, almejas, mejillones etc.) son ricos en zinc, este mineral ayuda a prevenir infecciones y favorece la cicatrización.
  • El yogurtes un probiótico que favorece el buen estado del microbioma intestinal.

 

Los suplementos vitamínicos pueden ser un complemento alimenticio para niños que no se alimentan adecuadamente, pero no debemos tenerlos como un sustituto de una dieta equilibrada. Como se ha mencionado anteriormente todos estos nutrientes se encuentran en los alimentos, pero si tu niño se muestra inapetente podemos recurrir a algún complejo vitamínico que le aporte calcio, hierro, ácido fólico, vitaminas, entre otros, estos se administran en forma de vitaminas masticables o gotas.

 

¡Recuerda! antes de tomar esta decisión consulta a tu pediatra para que le dé a tu pequeño la mejor instrucción médica.

 

Posted in Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *